"Exhortar a la castidad constituye una incitación pública a ir en contra de la naturaleza. Todo desprecio de la vida sexual, y toda impurificación de ésta al tacharla de 'impura' representa el verdadero pecado contra el espíritu santo de la vida."

Friedrich Nietzsche

viernes, 21 de diciembre de 2007

Cuarta aproximación a la naturaleza del poder: Explorando un poco las sociedades segmentarias

Hopis

“Algún día, las sociedades estarán gobernadas por verdaderos sabios filántropos, por personas que sepan guiar a las sociedades a ser más libres y responsables; pero aún falta mucho para que ese día llegue”

Hola a todos, les habla nuevamente el GORRIÓN. Les pido disculpas en primer lugar, a todos, por mi prolongada ausencia de un par de días, en los que debí (y aún debo) ocuparme de cuestiones personales que tenía (y aún tengo) pendientes; pero bueno, de a poco se están solucionando. Les debía un post sobre las sociedades segmentarias, y finalmente tuve el tiempo y la inspiración para dedicarme unos minutos al blog que lo tenía bastante descuidado, y desarrollar el tema.
Hemos repetido en este blog, un par de veces ya, que en las sociedades segmentarias el poder se haya siempre presente, no hay ninguna sociedad donde las normas sean respetadas automáticamente, y el poder surge aquí, con la función e intención de defenderla de sus debilidades. El poder político es inherente a toda sociedad, éste la “defiende” contra sus imperfecciones (al menos eso es lo que “científicamente” se sostiene del mismo); y el poder se da como una necesidad de luchar frente a la entropía que amenaza al desorden. Todos los mecanismos que contribuyen a asegurar la coerción interna de un grupo son apoyados con rituales, ceremonias y procedimientos que aseguran la renovación periódica de la sociedad. Las grandes dictaduras de los tiempos contemporáneos, también se han manejado con escenografías espectaculares. Piensen en la "Marcha sobre Roma" llevada a cabo por Mussolini, los desfiles nazis, las multitudinarias concentraciones de la época dorada del peronismo en la Argentina, las manifestaciones gigantescas que aún se despliega en los países comunistas como en Corea del Norte, etc
La idea de esto último es la de actuar frente a las fuerzas negativas que invaden las mentalidades de estas sociedades, y que se constata a través de su experiencia, pues la vulnerabilidad está tan presente, es tan común esa sensación, que el tema fundamental para estas sociedades es mantener la continuidad de la vida (y del orden dado), a través de algún tipo de ceremonia ritual. Toda conducta religiosa, en última instancia, tiene como finalidad mantener la continuidad de las cosas, preservar lo instituido (y lo institucionalizado, desde ya). Las cosas deben seguir funcionando, ¿no? Una cosa, cuando no tiene un fundamento científico, tiene un efecto de aterrorizamiento que debe ser compensado con alguna especie de ritual (como una cábala, por ejemplo), que está arraigada profundamente en las mentalidades de esas sociedades, en sus creencias, y en sus valores. El carácter sagrado de las tradiciones está presente en todas las sociedades; pero algunas tienen aperturas mentales mejor adaptadas a las innovaciones y a los cambios.
Como máxima podríamos decir lo siguiente: “dime lo que piensas, lo que crees como sociedad, y te diré qué tipo de sociedad eres”. Las sociedades enemigas del dinero no pueden aspirar a vivir en los lujos, que se permiten aquellas que sí, han aceptado transitar por ese camino. Si la sociedad valora, por ejemplo, el poder militar, es probable que la misma tenga tendencia a realizar incursiones bélicas; si la sociedad, por ejemplo, valora en alto grado, la compasión por los desgraciados, esa sociedad tendrá mucho de miserable y de resignada, pues no existe nada tan contagioso y raudamente expandible como la miseria. Los estudios antropológicos les permiten, a los historiadores, entender la mentalidad de una sociedad dada. Cuando en una sociedad está profundamente arraigada la idea de que, “el dinero no se hace trabajando”, pues será muy fácil encontrar en ella, muchos delincuentes, muchos “vivos”, muchos “astutos”, que quieran vivir a expensas de los otros. La responsabilidad individual y social es un salto gigantesco hacia la libertad individual y social. La libertad le costó a Europa, muchísimos siglos de monopolios, de clientelismo político, de relaciones feudales, de despotismo, de esclavitud, etc. Si una sociedad aspira a ser libre, pues deberá educar a sus ciudadanos en la idea de responsabilidad civil e individual. ¡Vaya tarea, ¿no?
Los conocimientos que, en las sociedades primitivas, las clases cultas o las élites han adquirido, deben usarse en función de los intereses del grupo que logró el control (que logró el poder). El conocimiento se pone al servicio de las clases ilustradas, siempre y cuando se den una serie de circunstancias propicias para ello, pues no es posible, muchas veces lograr encontrar en las sociedades a los grupos ilustrados entorno al poder; por otro lado, es posible también no encontrar elites intelectualmente preparadas para gobernar. ¿Ustedes creen que la Argentina las tiene o no?
Vayamos a las sociedades segmentarias. En estas sociedades el peligro externo también está ahí. Hay que resguardarse de los peligros externos, ¿cómo Gorrión? –Me preguntarán. Estableciendo alianzas, o yendo a la guerra (ya hemos hablado de ello).
Voy a tomar como ejemplos, para este post a los Tiv de Nigeria, cuyo número de personas llegaba a los cientos de miles.
Deseo retomar la idea de oposición complementaria: a nivel de las cabezas de la organización dual no existe un líder político tal como hoy lo concebimos, pero sí existen individuos representativos. Tienen un aspecto difuso o mínimo, si prefieren; pero lo principal es entender que su poder es real, pero no es represivo, ya que no tiene la fuerza institucionalizada (como la policía o el ejército) para ejercer tan atribución. La sociedad no se desmadra nunca, pues todos siguen la poderosa fuerza que allí tienen las costumbres (lo consuetudinario). La condena moral de la sociedad es un escarmiento suficiente para frenar muchos de los “desvíos” de los miembros de la sociedad.
Control y manejo del conflicto. Es uno de los factores de disociación de la sociedad. Estrategias para controlar el conflicto. A nivel de las sociedades segmentarias la oposición complementaria permite frenar el conflicto. Si tengo problemas con A, me iré con B, ya que propone una estrategia más adecuada para mis intereses o mi visión del conflicto. Se van integrando los segmentos a partir de esas unidades. Hay que pensar a estas sociedades como dos mitades, que son a la vez, aliadas y antagónicas. Son las formas de canalizar el manejo del conflicto.
Complementaria y oponente. Permite el control y el manejo del conflicto. Es uno de los factores de disgregación de toda sociedad. A los individuos representativos tienen la posibilidad de frenar el conflicto. En la Argentina, el general Perón fue convocado por el mismo gobierno militar que lo proscribía para frenar el conflicto social interno del que, en gran medida (por no decir toda su magnitud), él era el culpable de auspiciar, pues alentó a los grupos armados para desestabilizar al gobierno militar, para posteriormente darle la espalda ante el pase de factura que éstos le hicieran posteriormente.
El conflicto dejado de lado no se puede detener. Si no tenemos forma de canalizar el conflicto a nivel de la institucionalización, se desmadra todo, y el mismo se vuelve incontrolable. En Esparta, por ejemplo existían dos reyes, cuyo fin no era otro que el de controlar el conflicto interno. ¿Qué otros ejemplos se les ocurren a ustedes?

Al final de todo proceso político los mitos se transforman en formas de legitimación del poder.


Llevémoslo al caso antes planteado, que nos es más tangible y cercano en nuestra historia inmediata. La idea del “peronismo sin Perón”, que esgrimiera el líder sindical Vandor tuvo corta vida, ya que las fuerzas políticas cercanas a Perón le exigieron a éste, utilizar tácticas desestabilizadoras de la estructura social que imponía el régimen conocido como onganiato. El peso del mito entorno a la figura de Perón comenzó a agigantarse, hasta convertirse prácticamente en una figura mesiánica. A principio de los setenta, la figura de Perón, se convirtió en la "esperanza" tan deseada por millones de personas que, pensaban que traería la paz social tan esperada, y el bienestar económico y social. El juego político de Perón, visto desde su perspectiva fue maestro; sin embargo, el costo social de esa aventura política personal, le trajo al país un enfrentamiento de su sociedad civil.
A nivel económico, también deberíamos tener en cuenta lo siguiente: cuando la sociedad alcanza una cierta jerarquización interna, ésto se suma a lo preexistente. Si yo tengo una sociedad redistributiva, esto se suma a la reciprocidad persistente, propia de las sociedades segmentarias. Si en la sociedad predomina el intercambio, esto se suma a la reciprocidad, y a la redistribución. A grandes rasgos, podríamos decir que los términos económicos son de tres tipos:

1º) La Reciprocidad: se da a nivel de las sociedades segmentarias.
2º) La Redistribución: se da a nivel de las tribus complejas y jefaturas simples.
3º) El Intercambio: se da a nivel de las Jefaturas complejas o fuertemente jerarquizadas, y a nivel del Estado de tipo moderno.
Estos términos económicos se dan también a nivel de las conductas sociales en general; pues lo económico no es más que un aspecto de las relaciones sociales. La reciprocidad se da más bien, en la actualidad, en un ámbito muy primario, como en la familia nuclear, o en un círculo de amigos muy íntimos. La redistribución se da al nivel de la empresa comercial hacia adentro de la misma, o en los gremios o sindicatos, por ejemplo; también en muchas jefaturas verticalistas, donde el "Estado" interviene decididamente en todo el circuito de la economía. El intercambio se da al nivel de las empresas, y de los países socios por acuerdos comerciales, etc. A lo que voy con ésto, es que, estos términos exceden el marco estrictamente de la economía, pues invaden el conjunto del quehacer de los grupos humanos. Ésto último que acabamos de exponer, no hace más que prefigurar la mentalidad dominante de una sociedad.
Aunque, en las sociedades segmentarias, no haya una redistribución que sea dominante, pues lo que prima en ella es la reciprocidad que se da a nivel del parentesco, cierta desigualdad arbitraria surge como manifestación de la presencia del poder.
Las sociedades llamadas segmentarias no son, ni mucho menos, igualitarias, ni carentes de alguna forma de relaciones de preeminencia.
Los clanes y los linajes no son todos equivalentes; los primeros pueden diferenciarse, ordenarse, y los segundos pueden conferir unos derechos desiguales según las necesidades o las creencias colectivas.
Niña Tiv

El caso de los TIV de Nigeria, muestra como los linajes se disponen territorialmente dentro del espacio geográfico en el que viven (Tar). En el seno del sistema se sitúan:
- Los hombres “prominentes” (que deben su crédito a su ubicación dentro del linaje)
- Los hombres “con prestigio” ostentan una posición poderosa” por motivaciones de orden económica. Compiten con otros hombres prominentes, para ocupar el cargo de “dueño del mercado” (es decir, la capacidad para generar la cesión de excedentes dentro de su sociedad, y para lograr el control de los intercambios fuera de la sociedad. Según Balandier, la competencia para lograr el cargo de “jefe del mercado” no es más que una forma de lucha polítca.
- Guías políticos, no ostentan ningún cargo permanente, pues no es ningún oficio, como tampoco lo es en los otros casos; pero son requeridos en caso de conflictos externos (con tribus rivales). Son una forma muy rudimentaria de embajadores, de negociadores.
Lo interesante de los TIV, es que no tienen ninguna palabra para designar el campo político, la acción política se realiza a través del parentesco a los linajes.
En esta sociedad, como en otras que veremos, la imposibilidad de manifestar desacuerdos es nula; pues no existe, ya lo he manifestado ninguna posibilidad de individuación de ningún tipo. El libre pensamiento es una conquista muy reciente en la historia de la humanidad.
Bueno, por hoy dejémoslo aquí, ¿sí? Hay muchos elementos aquí para pensar. Espero que les haya gustado.
Un abrazo a todos.

Nota: bibliografía utilizada:

-Balandier, Georges; Antropología política
-Lewellwen, C; Introducción a la antropología política.
-Sahlins, Marshall; Economía de la Edad de Piedra

6 comentarios:

Fabiana Bump dijo...

¡Coincidimos!
Muy pero muy bueno.

adam brown dijo...

Hi, this is not so related to your page, but it is the site you asked me 1 month ago about the abs diet. I tried it, worked well. Well here is the site

CLAUDE dijo...

Muy buena la imagen de los disturbios en San Vicente.
En Argentina no hay elites capaces de sacar al país adelante porque la gente que podría hacerlo se ha desligado de la vida pública, primero, y luego se ha disgregado.
Aún los tenemos, pero han dejado de constituir un “sector de gobierno”.
Una lástima.
Es llamativo, en nuestro caso, que una mayor organización social (gremios, partidos masivos, etc.) ha coincidido con una mayor desintegración nacional: una atomización muy parecida al caos endémico.

Cebolla dijo...

Me gusta la frase que encabeza la entrada. ¿Pertenece a los hopis?

El libre pensamiento que mencionás como algo reciente, ¿está relacionado con el Renacimiento y la exaltación del individuo? ¿Creés que es verdaderamente un logro? Si me adelanto a algo que vas a tratar, lo charlamos cuando se presente el momento.

Me interesó lo de los Tiv. Claro, ellos no necesitan nombrar a la dimensión política como si se tratara de un campo separado de su vida privada porque ambas esferas de la vida están mezcladas, ¿cierto?

GORRION pys dijo...

Hola Cebolla: Después te amplío la respuesta, por lo que te expliqué en otro comment, más arriba. La frase es de mi propiedad, no es de los Hopis, al menos que yo sepa.
El librepensamiento nace con la ilustración.
Sin duda es un gran logro. Yo siempre rezo a la diosa razón, y a los filósofos del siglo XVIII.

Un abrazo.
GORRIÓN pys

Cebolla dijo...

Gracias por la respuesta. Entonces, el librepensamiento es algo posterior al Renacimiento.

Gran frase la tuya, entonces. Estoy 100% de acuerdo.