"Exhortar a la castidad constituye una incitación pública a ir en contra de la naturaleza. Todo desprecio de la vida sexual, y toda impurificación de ésta al tacharla de 'impura' representa el verdadero pecado contra el espíritu santo de la vida."

Friedrich Nietzsche

miércoles, 26 de diciembre de 2007

Hacia un concepto de la posmodernidad: Primera Parte

Goya- El sueño de la razón produce monstruos


Hola a todos, les habla nuevamente el GORRIÓN. Gracias a todos, por no perderme el rastro, o la pisada. En este post quiero dar una definición del término posmodernidad que aparece, a menudo, en los artículos periodísticos que solemos leer, en los programas culturales de la televisión y de la radio, en internet, etc. Para mí, este término es problemático, ya que sospecho que no logra describir en su totalidad, a la sociedad de alta complejidad en la cual vivimos, pero a la vez es importante, ya que describe un estado de cosas en relación al poder y a la sexualidad en la cultura occidental. Hay entre los filósofos y demás intelectuales cierto consenso para declarar que ha existido, sin duda, algo así como una mentalidad moderna. Pero, qué es eso de la Modernidad, y cuándo nace, y cuándo muere. Según el diccionario de la Real Academia Española, la palabra modernidad, remite a: actualidad, renovación, con vigencia”, etc. Lo curioso es que, la mayoría de algunos autores (Jacques Derrida, Jean –François Lyotard, Gilles Lipovetsky, Gianni Vattimo, Esther Díaz, etc.) para referirse a “nuestra actualidad”, ya no lo hacen con esa expresión, sino con esta otra: posmodernidad.



Lo que históricamente se conoce como Edad Moderna comienza en el siglo XV, con el Renacimiento (del cual hemos hablado algo ya en el blog), los descubrimientos geográficos (visto desde la perspectiva europea), la expansión de la rutas comerciales, los descubrimientos científicos, que posibilitarán la institucionalización del saber hacia el siglo XVII. Sin embargo, el concepto de modernidad para los filósofos antes citados, tiene un sentido más amplio, o si se quiere más extenso en el tiempo; pues también habría que ubicar en él, a los tiempos contemporáneos, posteriores a la Revoluciones francesa y norteamericana, que le habrían dado, a la modernidad, un sesgo aún más agudo del que adquirieran en un principio. Es así, como acontecimientos como la Reforma Religiosa, la Revolución Industrial, la Revolución francesa, el surgimiento de la burguesía, la constitución de la familia nuclear, la intelectualidad secular, y los procesos políticos independentistas del siglo XIX, las Guerras Mundiales, etc. conformarían una misma amalgama (una misma raíz) de fenómenos culturales, que tendrían como matriz original la cosmovisión moderna.
Para muchos, la mentalidad moderna, no es otra cosa que la continuidad o la reelaboración, de unos cuantos principios, claros, y lineales que podrían agruparse en estas ideas:

1º) Determinismo.
2º) Progreso.
3º) Verdad.
4º) Ahorro.
5º) Unidad.
6º) Mañana mejor.
7º) Fe en la ilustración y el conocimiento.

Por el contrario, desde hace un tiempo, digamos unos treinta años hacia aquí, el nuevo discurso, el de la posmodernidad estaría dando cuenta de un cambio en el paradigma cultural; no obstante, la modernidad, parece que es muy difícil de vencer, dado que tiene muchos más amigos de los que muchos quisieran, y casi siempre se vuelve hacia ella. Así como dijimos que, durante la Edad Media, en muchas regiones se intentaba rescatar al Imperio Romano y a sus valores, en la actualidad, los pensadores de estos tiempos, tienden a ir una y otra vez sobre la modernidad, para salvaguardar el legado de la misma. Han sido muy fuertes las improntas dejadas por Descartes, Leibnitz, Spinoza, Hume, Locke, Kant, Galileo Galilei, Copernico, Kepler, Newton, Hegel, etc.
Bien, me preguntarán: ¿Cuáles serán GORRIÓN, los términos que dominen en la época denominada posmodernidad? Si bien, no hay un consenso absoluto, Esther Díaz propone los siguientes seis, el séptima lo añado yo:

1º) Deconstrucción.
2º) Alternativas.
3º) Perspectivas.
4º) Descentralización.
5º) Disolución
6º) Indeterminación.
7º) Falta de fe en la ilustración y el progreso.


En la actualidad (en la posmodernidad, comencemos a usar la palabrita) hay una pérdida de fe en
el progreso, en las ideologías duras como el comunismo; pero también hay una revalorización de la sensualidad, que no ocurría, por ejemplo durante la modernidad. Y este es un punto clave, a mí entender, para explicar esto que venimos señalando en el blog sobre el descubrimiento del cuerpo humano (lo voy a desarrollar en un próximo post).
Quizás sepan, que después del período clásico griego, y durante el período de crisis del Imperio Romano, antes de dividirse en Oriental y Occidental, surgieron filosofías denominadas de “salvación” (conocido como período eudemológico), donde proliferaron las cosmovisiones filosóficas que pretendían volver imperturbable al hombre de lo que ocurriera a su alrededor. Nacieron así, el estoicismo, el epicureísmo, los cirenaicos y los cínicos. Estas filosofías de salvación, proponían diferentes "medicinas" para paliar los males de sus sociedades. Bueno, a mí entender, algo así ocurre en los tiempos actuales (posmodernos). Pocos leen los diarios, pocos se preocupan por el futuro, muchos son los que hablan de fatalidades inminentes, etc; sin embargo, como decía Rimbaud, el mundo marcha, y las personas se acomodan a la nuevas realidades.
Para muchos autores, la Modernidad se habría agotado al promediar el siglo XX, y lo que subsiste de la misma, no sería otra cosa que un desesperado intento por impedir que se extingan esos ideales.


Sensualidad posmoderna


En su libro, Posmodernidad, Esther Díaz, divide el contenido conceptual en varios capítulos: Posestética, Posciencia, Posética, Posfilosofía y Postsexualidad. Con respecto a lo que esta autora llama posestética, la autora dice que “el arte posmoderno deconstruye la estética de la expresión. Pero se pretende no totalizante, aunque expresivo”. Es la estética del bricolage, de la realidad virtual, de la combinación de múltiples discursos en un objeto de arte. Las películas Brazil de Terry Gillian, o Por siempre Batman, son dos buenos ejemplos del arte cinematográfico posmoderno. La posmodernidad tiende a remezclar lo anteriormente concebido. En la posmodernidad ya no hay tiempos para la elaboración prolongada, todo debe ser instantáneo, incluso el mismo placer, que no debe dilatarse, sino por el contrario debe contrarse, extinguirse, apagarse y renovarse en el breve lapso. Las imágenes desplazan poco a poco a la lógica discursiva (las imágenes hablan más que las palabras), y los sujetos se pierden… se pierden entre los puntos suspensivos y la irrupción de nuevos sonidos, que aparecen desde lejos, clamando por nuestra atención. La posmodernidad es muy fuerte en subrayar los contrastes, y la sobrecarga barroca.
Nada más por hoy. Un abrazo a todos.
NOTA: Bibliografía utilizada
Díaz, Esther; Posmodernidad

13 comentarios:

Stella dijo...

Uy, que interesante lo que contás! Mucha información nueva para mi, tanto es asi que me resulta dificil comentar.
Es lógico que el arte sea el reflejo del momento en que vivimos. Y ahora, que todo debe ser "YA", no me sorprende mucho que el arte sea asi tambien.
En muchas de las peliculas de ahora, las imágenes pegan fuerte, ayudadas por los efectos especiales, todo se conjuga para darnos informacion constante, como vos decís, ya no tanto con palabras.

Un besito, y si no te cruzo de nuevo, que empieces bien el año!!!

CLAUDE dijo...

Yo esperaba que la post-modernidad aboliera todos los discursos, las tradiciones, el sentido de rivalidad atávica de los pueblos, etc., pero eso no sucedió.
Creo que es un concepto difícil de definir porque, además de su complejidad intrínseca, la post-modernidad no es excluyente de la modernidad.
Quizá una aproximación que haga más fácil concebir la post-modernidad sea pensarla como una modernidad contraída, que está y cunde pero ha perdido su carácter dominante.

GORRION pys dijo...

Stella: ¡Qué gusto verte por aquí! Gracias por el comentario. Y también, te doy las gracias por el beso, pero tené cuidado conmigo, porque personalmente soy un zarpado (además de hermoso, por supuesto).

- - - - - - - - - - - - - - - - -
Claude: gracias, una vez más por el (tus) comentario (s). Voy a seguir desarrollándolo al concepto, aunque más adelante; pues tengo muchos temas pendientes aún, que debo desarrollar en estos días.


Un abrazo a ambos.

Iván dijo...

hay también una lógica imperante de vivir el momento el hoy lo cual me parece fantástico en la antiguedad por lo menos lo que veo a través de las películas xD los personajes querían alcanzar la inmortalidad dejando su huella en la historia hoy cada cual se concentra en lo suyo y vive su vida como mejor le parezca.

L.V dijo...

El posmoderno no cree en el cmabio, ni en la transformación, prefier vivr al máximo el día a día. Se muestra indiferente a las cuestiones de la vida colectiva y prefiere retirarse a su vida privada. Es una actitud que lleva a la soledad y a la insolidaridad.

Es la primera vez que visito tu blog, me gustó, voy a seguir pasando. Saludos

barb michelen dijo...

Hello I just entered before I have to leave to the airport, it's been very nice to meet you, if you want here is the site I told you about where I type some stuff and make good money (I work from home): here it is

Analía dijo...

Yo identifico la modernidad con el concepto de razon y con el de individuo.
Respecto a la posmodernidad: ¿cuando empieza? ¿hay un hito q lo marque?
posmodernidad sería sinónimo de capitlismo e imperialismo hoy en día

ADN dijo...

esta bueno el blog, muy intereante s los post.
Me acabo de dar cuenta que el mio es un blog de sexualidad posmoderna entonces.ja
saludos

GORRION pys dijo...

Buenvenidas sean Analía y Adn: Con respecto a tu pregunta, Analía, no hay una fecha exacta de comienzo de la "posmodernidad"; siquiera es un término con el que estén de acuerdo la mayoría de los pensadores contemporáneos. La autora que tomé para el post Esther Díaz, dice que la posmodernidad arrancaría al promediar el siglo XX.
Yo, personalmente, creo que sin la cultura del Rock & Roll, y del video clip (que nacen alrededor de los sesenta), no podría hablarse de una posmodernidad; pues son fenómenos que han sido (y actualmente, lo son aún más) demasiado fuertes en la cultura occidental, como para subestimar su impronta, o el impacto que en dichas sociedades han tenido. Los adolescentes y los sujetos adultos, en general, que son productos de esa cultura, forman también parte de ese fenómeno llamado posmodernidad; que sólo se ha dado en la cultura occidental, ¿sí? No existe la posmodernidad en Arabia Saudita, o Paquistán. Sujetos improductivos (y no necesariamente improductivos) de más de veinte o treinta años, que cuestionan libremente el legado de sus padres (sin ningún juicio de valor sobre ésto, aclaro) no son otra cosa que, un producto de la sociedad pos-revolución industrial. En los cuarenta o cincuenta, aún no existía el adolescente que de forma masiva, "fantasease" con "inventar nuevos mundos". Durante la modernidad la adolescencia estaba más cercana al mundo de las "obligaciones" del adulto. En el siglo XIX, el adolescente era un pre-adulto; hoy en día, muchos psicólogos hablan de una disolución del mundo de los adultos; o de una prolongación de la adolescencia que, en el mejor de los casos, terminaría a los 35 o 40 años. Ésto es la posmodernidad.

GORRIÓN pys

Cebolla dijo...

Este tema me parece super interesante. Creo que era Lipovetsky el que decía que al individuo posmoderno también lo definen la sensibilidad ecológica y la moda retro, además de lo que mencionás.

Yo me considero un producto legítimo de la posmodernidad. No digo que la haya elegido a voluntad (si es que se puede elegir algo semejante como el tiempo que a uno le toca vivir).

Para arquitectura es excelente la foto que usaste de la torre vidriada al lado del edificio neoclásico, fiel representante de la mentalidad de fines del siglo XIX. Considero que la posmodernidad es un período decadente en muchos aspectos. Esto es sólo una apreciación personal, espero que nadie se ofenda. Y que esto es debido a que la modernidad ha sufrido un desgaste tremendo.

En arquitectura, Hans Ibelings habló de la hipermodernidad como el paso siguiente a la posmodernidad, donde se rescatan y se reelaboran algunos valores de la modernidad. Creo que no hay algo similar en términos históricos o más serios. Me parece que hay algo de verso en la hipermodernidad... no sé si alguien escuchó algo.

GORRION pys dijo...

Muchas gracias Cebolla por tu aporte.

GORRIÓN pys

capitanfla dijo...

Creo que la posmodernidad ha sido superada.
La misma posmodernidad, fiel a su esencia ha sido la causante.

Terminó el 11/09/2001 a las 9 a.m. hora New York.


Siempre necesitamos un punto de referencia para semejantes "hechos o sucesos".
Algunos dicen que la modernidad terminó con el inicio de WW1.

Yo creo que terminó dos años antes, con el hundimiento del Titanic.


Saludos.

Cebolla dijo...

Si asevera que la posmodernidad ya ha sido superada, justifique su afirmación, capitán.